Los riesgos de Internet

 
 

Pese a las infinitas posibilidades que ofrece Internet como infraestructura económica y cultural para facilitar muchas de las actividades humanas y contribuir a una mejor satisfacción de nuestras necesidades y a nuestro desarrollo personal, el uso de Internet también conlleva riesgos, especialmente para los niños, los adolescentes y las personas que tienen determinados problemas: tendencia al aislamiento social, parados de larga duración…

En el caso de los niños, la falta de una adecuada atención por parte de los padres (que muchas veces están trabajando fuera de casa todo el día) les deja aún más vía libre para acceder sin control a la TV e Internet, si está disponible en el hogar, cuando vuelven de la escuela. Si el ordenador familiar no dispone de filtros que limiten el acceso a las páginas inadecuadas, de forma accidental o buscando nuevos amigos y estímulos se irán encontrando allí con toda clase de contenidos, servicios y personas, no siempre fiables ni convenientes para todas las edades. Y lo que empieza por curiosidad puede acabar en una adicción ya que los niños y los adolescentes son fácilmente seducibles. Por desgracia hay muchos padres que no son conscientes de estos peligros, que ya se daban en parte con la televisión y los videojuegos y que ahora se multiplican en Internet, cada vez más omnipresente y accesible a todos en las casas, escuelas, cibercafés…

Todas las funcionalidades de Internet (navegación por las páginas web, publicación de weblogs y webs, correo electrónico, mensajería instantánea, foros, chats, gestiones y comercio electrónico, entornos para el ocio…) pueden comportar algún riesgo, al igual como ocurre en las actividades que realizamos en el "mundo físico".

Más información.

La ruptura de la Iglesia, telón de fondo de la novela “Cisma”

Carlos Amigo Vallejo junto al autor de «Cisma», el periodista Jesús Bastante
 
«Adriano VI fue el primer Papa que pidió perdón por los errores cometidos por la Iglesia, algo que sólo hizo después Juan Pablo II»
«Los cristianos hemos estado separados, pero nunca hemos dejado de estar juntos»
ANDRÉS GONZÁLEZ-BARBA
SEVILLA. La época de Lutero fue el siglo del emperador Carlos V y del Papa Adriano VI, un momento convulso para la Iglesia que originó una ruptura que aún perdura en nuestros días y que separó para siempre distintas familias del cristianismo. Este escenario es el que ambienta la novela «Cisma» (Ediciones B), del periodista Jesús Bastante, que fue ayer presentada en Sevilla por el cardenal arzobispo Carlos Amigo Vallejo.
Bastante ha sido colaborador durante muchos años del periódico ABC, en donde fue responsable de la información sociorreligiosa. Esta formación de un profundo creyente le ha servido al autor para tratar uno de los momentos más apasionantes de la historia de la Iglesia, cuando se produjo el cisma dentro del cristianismo. Para este periodista, «Lutero, Carlos V y Adriano VI fueron tres personajes medievales, pero sí plenamente renacentistas dentro de una sociedad que se transformó sin darse cuenta de ese cambio».
La novela recoge la época que va entre 1521 y 1523, años en los que Martín Lutero fue excomulgado por la Iglesia tras iniciar su Reforma. Según el autor, «mi novela ha pretendido hacer un retrato de este personaje que es un auténtico desconocido en España». Además añadió que en esta época tan compleja para la Iglesia «hubiera sido fácil poner las bases para impedir el cisma de la cristiandad». Para ello hubiera sido esencial el diálogo.
Otro de los personajes interesantes que salen en la novela es Adriano VI, que fue mentor de Carlos V, regente en Castilla y «primer Papa que pidió perdón por los errores cometidos por la Iglesia, algo que sólo hizo después Juan Pablo II, siendo ambos dos grandes defensores del diálogo religioso». Para Bastante, «ser cristiano hoy día supone algo normal. Estamos dentro de la sociedad y afrontamos la vida con responsabilidad».
«Cisma» está dedicada al cardenal Amigo Vallejo, que ayer asistió al acto de presentación de la novela dada la gran amistad que le une a este autor. Durante su intervención, fray Carlos indicó que «puede que esta obra sea una novela y un libro de historia, pero prefiero decir que estamos ante una leyenda en su mejor sentido de la palabra, como unión a la vida de una persona y cómo esa vida la ven los demás».
Para Amigo Vallejo en la novela se retrata una época crucial en la historia del hombre, dado los grandes cambios que se produjeron, como el descubrimiento de América o la aparición de Miguel Ángel. A pesar de que esta obra retrata con gran rigor histórico la separación que se produjo dentro del seno de la Iglesia, el cardenal arzobispo de Sevilla admite que «nos separamos, pero nunca hemos dejado de estar juntos en el deseo de la unidad, y ahora vivimos en esa fase esperanzadora del reencuentro».
A la presentación de «Cisma» también acudió Fernando Iwasaki, gran amigo de Jesús Bastante. Para el articulista de ABC, este escritor es «un laico en el sentido de la expresión. Es un cristiano comprometido en estos tiempos que corren frente a otras formas de intolerancia».

“Cisma” en Sevilla

Esta semana, se presenta en Sevilla esta novela (a las seis de la tarde del 29 de enero, en la librería Beta Imperial -calle Sierpes-, con el cardenal Amigo y Fernando Iwasaki en la mesa. Nada menos.

Autor: Jesús Bastante Liébana

Ediciones B

Argumento: Corre el año 1521. En su habitación de palacio en la ciudad libre de Worms, un inquieto Carlos V, rey de España, gobernador del Nuevo Mundo y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, aguarda impaciente la llegada del amanecer. La reunión que ha de celebrarse en esa estancia será determinante para el futuro del imperio. Tras la publicación, unos meses antes, de las tesis de Martín Lutero como reacción y denuncia de la corrupción reinante en el seno de la Iglesia, la estabilidad de esta institución se ve comprometida.

 

J S Bach G minor fugue (the great) BWV 542 22

Hans Andre Stamm toca la Fuga en G Minor de J.S.Bach fugue en el Trost organ de Waltershausen, Germany
 

Beato Marcelo Spinola, cardenal arzobispo de Sevilla

 
Hoy 19 de enero, celebramos el día del Beato Marcelo Spinola y Maestre, que fuera cardenal arzobispo de Sevilla, a cuya beatificación asistí el 29 de marzo de 1987, en Roma, en solemne ceremonia presidida por S.S. el Papa Juan Pablo II.
Marcelo Spínola y Maestre (San Fernando (Cádiz)14 de enero de 1835 – 19 de enero de 1906).
El 29 de junio de 1856, obtiene la Licenciatura en Derecho por la Universidad de Sevilla. Establece bufete en Huelva, al servicio gratuito de los pobres, y ejerce allí como abogado hasta que pasa a Sanlúcar de Barrameda, por destino de su padre comandante de Marina.
Es ordenado sacerdote el 21 de mayo de 1864, en Sevilla.
Celebra su primera misa en la iglesia de san Felipe Neri de la misma ciudad, el 3 de junio , festividad del corazón de Jesús. Durante sus primeros años de sacerdocio es capellán de la Iglesia de la Merced en Sanlúcar de Barrameda.
Es nombrado por el cardenal Lastra párroco de San Lorenzo de Sevilla.
Entre 1871 y 1879 ejerció de párroco de San Lorenzo, integrándose en las hermandades del Gran Poder y la de la Soledad, ambas residentes en la parroquia. Del Gran Poder llegó a ser director espiritual y Mayordomo.Nombrado por León XIII para la diócesis de Coria (Cáceres), en el Consistorio de 10 de noviembre de 1884, ocupa la diócesis del 7 de marzo de 1885 al 5 de agosto de 1886, siendo inmediatamente destinado a la diócesis de Málaga de 16 de septiembre de 1886 a 8 de febrero de 1896, y posteriormente preconizado a la arzobispal de Sevilla, cargo que ocupa desde el 11 de febrero de 1896 a 19 de enero de 1906, para ser nombrado cardenal por Pío X, en el consistorio de 11 de diciembre de 1905.
El 31 de diciembre de 1905, su Majestad el rey de España, Alfonso XIII, le impone la birreta cardenalicia.
Su Santidad Juan Pablo II, en su visita a Sevilla el 5 de noviembre de 1982, oró ante su sepulcro, que visitó expresamente. Beatificado por Juan Pablo II en Roma el 29 de marzo de 1987.
Fundó en Coria (Cáceres) en 1885 la Congregación de las Esclavas del Divino Corazón junto con la Sierva de Dios, Madre Celia Méndez y Delgado.

Foto "Desde la Giralda", sepulcro del Beato Marcelo Spinola en la catedral de Sevilla.

Monseñor Agrelo: “Ni una palabra de justificación para quien mata”

 
 

Es franciscano, natural de Galicia. Se llama monseñor Santiago Agrelo y es, desde hace dos años, arzobispo de Tánger. Y desde allí lanza este SOS. DOS frases, sólo dos frases, pero llenas de enjundia. De anuncio y de denuncia profética: "Creo que la matanza de Gaza hay que detenerla. Y sólo lo puede hacer un rechazo social generalizado. Ni una palabra de justificación para quien mata. Sólo un grito de amor para que nadie mate". Se puede decir más alto, pero no más claro. Todavía quedan profetas.

La Giralda

 
Las invasiones africanas de los siglo XI y XII (almoravide y almohade) trajeron consigo a Al-Andalus una arquitectura y arte musulmán basados en el sillarejo o mampostería entre hiladas de ladrillo, (aunque ésta ya se utilizó en el mundo romano) arco polilobulado o de herradura apuntada (túmido), bóvedas de mocárabes, y artesonados de lazo y armaduras de par y nudillo.

En este contexto, el Imperio Almohade fijó la capital de Al-Andalus en Sevilla y erigió una grandiosa mezquita, más grande incluso que la de Córdoba, con 17 naves y cinco cúpulas ante el mihrab.

Esta mezquita mayor de Sevilla fue destruida para construir la catedral cristiana de estilo gótico, respetando únicamente dos elementos musulmanes: la citada Giralda, reconvertida en campanario cristiano y el Patio de los Naranjos.

El último cuerpo de la torre almohade fue sustituido en el siglo XVI por Hernán Ruiz mediante un remate renacentista sobre el que gira una estatua femenina de bronce de 4 metros de altura que representa "la fé victoriosa" llamada el "giraldillo" que da nombre a la torre.

La Giralda tiene la estructura clásica de los alminares almohades y que se seguirá usando durante siglos en la mayoría de los campanarios mudéjares. Está compuesta de un prisma central de base cuadrada, rodeada por los cuatro muros externos. Entre ambas estructuras se situaban las rampas de subida, que en el caso de la Giralda y por su gran tamaño, permitía incluso el acceso a caballo.

Si la arquitectura de la Giralda es interesante por su perpetuación en el mundo mudéjar, algo similar podemos decir de su decoración exterior que veremos, más o menos evolucionada, durante siglos en numerosos edificios mudéjares de Aragón, Castilla y Andalucía.

El esfuerzo de ascender por el interior de esta torre hasta el cuerpo de campanas da oportunidad de poder observar, a muy poca distancia, los magníficos trabajos de sus ventanales, donde se pueden admirar los propios arcos y los capiteles de ascendencia califal.

Otro de los alicientes de visitar la La Giralda es poder presenciar la complicada estructura exterior de la catedral sevillana. Pocas veces se tiene oportunidad de estudiar la compleja estructura de ventanales, bóvedas, pináculos y arbotantes de una gran catedral gótica.

Fotografías: "Desde la Giralda"