Plaza de España, Sevilla

Fue proyectada por el arquitecto sevillano Aníbal González que fue nombrado arquitecto director de la Exposición Iberoamericana y realizó muchos edificios de estilo neomudéjar y regionalista en la ciudad a comienzos del siglo XX. Para la realización de la plaza le ayudaron un conjunto de colaboradores, entre los que se encontraban el ingeniero José Luis de Casso y el arquitecto Aurelio Gómez Millán.

Las obras de construcción comenzaron en el año 1914, siendo la primera piedra colocada por Alfonso XIII y resultando el proyecto más ambicioso y costoso de la Exposición Iberoamericana de 1929, llegando a trabajar en su construcción mil hombres al mismo tiempo.

dsc_000223830dsc_000323831dsc_000523833dsc_000623834dsc_000923837dsc_001123839dsc_001223840dsc_001423842dsc_001623844dsc_001723845dsc_001923847dsc_002223850dsc_002323851dsc_002523853

Anuncios

Palacio de San Telmo, Sevilla

El palacio de San Telmo es un edificio de estilo barroco.  Su construcción se inició en 1682, en la actualidad alberga la Presidencia de la Junta de Andalucía.

dscn418623824dscn418923827dscn418823826dscn418523823dscn418723825dscn418423822dscn418323821dscn418123819dscn417923817dscn417723815dscn417623814dscn417423812dscn417323811dscn417523813

Universidad de Sevilla

A mediados del siglo XX, la Universidad de Sevilla se traslada al edificio de la Real Fábrica de Tabacos, obra del ingeniero Sebastián Van der Borcht realizado durante el reinado de rey Fernando VI.

dscn414923787dscn415123789dscn415323791dscn415423792dscn415523793dscn415623794dscn415723795dscn415923797dscn416023798dscn416123799dscn416223800dscn416323801dscn416923807dscn417023808dscn417123809

Acuario de Sevilla

dsc_002123639dsc_002423642dsc_002823646dsc_003023648dsc_003823656dsc_004023658dsc_005023668dsc_005523673dsc_005623674dsc_005923677dsc_006223680dsc_007023688dsc_008023698dsc_008323701dsc_008523703dsc_008623704dsc_008723705dsc_008923707dsc_010023718dsc_010523723dsc_010823726

Besamanos en Nervión: Consolación Madre de la Iglesia

Hermandad de la Sed, Sevilla.

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

dsc_001824695dsc_002024697dsc_002124698dsc_003524712dsc_002224699dsc_002624703dsc_003024707dsc_003424711

La Paz camina a la Catedral

Real y Fervorosa Hermandad Sacramental del Señor San Sebastián y Nuestra Señora del Prado y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Victoria y María Santísima de la Paz, Sevilla.

csc_003824680dsc_003724713dsc_004024715dsc_004224717dsc_003924714dsc_004324718dsc_004524720dsc_004724722dsc_005524730dsc_006024735dsc_006224737dsc_006524739dsc_006724741dsc_007324747dsc_007724750dsc_008024753dsc_008624759dsc_008824761dsc_009624769dsc_009724770

Domingo XXVI del Tiempo Ordinario, 25 de septiembre de 2016

epulon-y-lazoro

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 16, 19-31

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:

– «Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían y le lamían las llagas.

Sucedió que se murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán. Murió también el rico y fue enterrado. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gritando, dijo:

“Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas”.

Pero Abrahán le dijo:

“Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso ahora él aquí consolado, mientras que tú eres atormentado. Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que quieran cruzar desde aquí hacia vosotros no puedan hacerlo, ni tampoco pasar de ahí hasta nosotros”.

Él dijo:

“Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos: que les dé testimonio de estas cosas, no sea que también vengan ellos a este lugar de tormento”.

Abrahán le dice:

“Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”.

Pero él le dijo:

“No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a ellos, se arrepentirán”

Abrahán le dijo:

“Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no se convencerán ni aunque resucite un muerto”».

Palabra del Señor.