25 Años de la Coronación Canónica de la Esperanza de Triana

 
22 de mayo, traslado de la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza a la Capilla de los Marineros para su entronización en el paso procesional.

24 de mayo, Pregón del XXV aniversario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Esperanza. Teatro Lope de Vega, 12:00 horas.
Retransmite en directo Sevilla T.V.

31 de mayo: Procesión a la Santa Iglesia Catedral. Salida en torno a las 18:00 o 18:30 horas y llegada en torno a las 22:00 o 22:30 horas (por confirmar). Será con arreglo al siguiente itinerario: Pureza, Altozano, Puente de Triana, Reyes Católicos, Pastor y Landero, Adriano, Arco del Postigo y Puerta de San Miguel (recorrido similar al 84).

En la Catedral

1 de junio: Canto Solemne del Akathistos.
2 de junio: Primer día del Solemne Triduo extraordinario. Predica: Cardenal Antonio Cañizares.
3 de junio: Segundo día del Solemne Triduo extraordinario. Predica: Monseñor Juan José Asenjo
4 de junio: Tercer día del Solemne Triduo extraordinario. Predica: Arzobispo Castrense Juan del Río
5 de junio: Solemne pontifical presidido por el Cardenal Fray Carlos Amigo Vallejo.

Regreso

6 de junio: Procesión de regreso con arreglo al siguiente recorrido: Puerta de Palos, Alemanes, Avenida de la Constitución, Andén del Ayuntamiento, Plaza Nueva, Bilbao, Carlos Cañal, Zaragoza, San Pablo y Puente de Triana. El itinerario por el barrio está por determinar.

9 de junio: Misa de acción de gracias y posterior traslado de la Esperanza de Triana a Santa Ana.

Fotografías: La Esperanza sale de Triana sin corona el 2 de junio de 1984.
Autor: Desde la Giralda.

Anuncios

Pascua del Enfermo: 17 de Mayo

 
Mira, Señor, que está enfermo
el que tú tanto quieres.
Ayúdame a mantener la paz
en medio del dolor, de la angustia y del miedo.
Yo sé que siempre estás conmigo
y que nunca me dejas solo
en los momentos difíciles.
Hazme sentir la fortaleza y el consuelo
de tu presencia y tu compañía
y la ternura de la Madre
que estuvo junto a tu Cruz.
Médico divino del alma y del cuerpo,
gracias por el don inestimable de la Eucaristía,
pan de vida y medicina de inmortalidad.
Si quieres, puedes curarme,
pero no se haga mi voluntad sino la tuya.
Tú que dijiste: "Estuve enfermo
y me vinisteis a ver",
transforma mi vida y hazla transparente
para que puedan descubrir en mí tu rostro
cuantos me cuidan y me visitan.
Amén

Inquisición de cuarto y mitad

 
Aunque sean una minoría de cuarto y mitad, como escribí hace tiempo, hay señores empeñados en poner arena en los engranajes para que las cosas chirríen. Su razón está en lo último que han oído, en el que más gritó, en lo más novedoso, en la publicación más extravagante de última edición. Están al día, es decir, casi a la intemperie de una reflexión seria. Para ellos no cuenta ni el buen entenderse, ni siquiera quedar en evidencia y hacer el ridículo en aras de una libertad que niegan a los demás.

En una alocada y absurda carrera de competitividad, parece como si nos hubiéramos empeñado en ser lo más de lo más. Es decir, los primeros, los únicos, los irrepetibles. Que hay que pasar por encima de los derechos a vivir y a terminar la existencia con verdadera dignidad, pues adelante con unas normas sin consistencia ni jurídica ni ética. Que hay que poner a los padres en cuarentena y restringir su libertad de elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, pues más imposiciones ideológicas y partidistas. Que hay que corregir y reprobar al Papa porque ejerce su derecho de expresión y magisterio, pues a llevarlo al Parlamento.

Esta nueva inquisición es fundamentalmente laica, agnóstica y malhumorada. No son, los nuevos inquisidores, señores que persiguen a las brujas y a los herejes para ponerlos sambenitos y llevarlos a la hoguera. La nueva inquisición está formada por todos los fundamentalistas empeñados en buscar, con razón o sin ella, el punto flaco y el lado débil de Iglesia y acusar, denunciar, torturar psicológicamente y, si se tercia, reducir a quien interese a las cenizas de la infamia. De cuando en cuando, se abre el desván y aparecen los fantasmas del más rancio anticlericalismo para celebrar su particular y fundamentalista auto de fe.

Ahora le ha tocado al Papa. Quieren hacerle comparecer y tirarle de las orejas por lo que ha dicho, y de lo cual parece que mucho no se han enterado. Nada menos que una reprobación pública sobre sus declaraciones. Tan alta y digna cámara está a punto de convertirse en una especie de "ejército de salvación" y de gendarmería que controla y llama la atención a los díscolos.

El Papa ha desenmascarado los verdaderos motivos del mal, ofreciendo los mejores caminos de solución. Ha sido la voz de una conciencia crítica y justa. Sirviendo en la caridad pastoral, el Papa, con su vida y magisterio, ejerce el oficio ministerial del amor fraterno, cuidando especialmente de los más olvidados y pobres. También, y de modo firme y admirable, cumple su deber de defensa de la verdad, orientando permanentemente con su magisterio. El Papa trata de confirmar la fe de los creyentes. Es decir, el de hacer que nos sintamos tranquilos y seguros de estar en el buen camino. Asume el ministerio de ser pastor universal de la Iglesia.

Carlos Amigo Vallejo
Cardenal Arzobispo de Sevilla