Año Nuevo

Ntra. Sra. de los Reyes, Patrona de Sevilla y su Archidiócesis.

Comenzamos un año nuevo con María, Madre de Dios.

Es costumbre felicitarnos y desearnos un nuevo año feliz.

Dios nos felicita también con su bendición. Nos bendice concediéndonos su favor y su paz.

El Señor habló a Moisés:

Di a Aarón y a sus hijos: Esta es la fórmula con que bendeciréis a los israelitas: El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor; el Señor se fije en ti y te conceda la paz. Así invocarán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré.

 LIBRO DE LOS NÚMEROS 6,22-27

El polvorín de Oriente Próximo

EL mundo ha perdido ya la cuenta de las veces en las que Oriente Próximo pasa de una aparente calma a la violencia absoluta. El ataque del ejército israelí contra Hamás en la Franja de Gaza va a desencadenar una nueva «Intifada» -la tercera- lo que a su vez aplazará nuevamente cualquier intento de una solución negociada y pacífica. Israel ha utilizado su evidente superioridad militar para destrozar las bases del grupo terrorista Hamás, pero lo ha hecho de manera que otra vez obliga a preguntarse si ha sido la opción más adecuada pensando en el objetivo universal de la paz. Y la respuesta vuelve a ser forzosamente matizada, porque es evidente que en este caso el estallido del conflicto parte de la voluntad inequívoca de los terroristas de Hamás para atacar a Israel y porque la comunidad internacional, con las Naciones Unidas a la cabeza, ha vuelto a ser incapaz de imponer una solución. Expresamente hay que reprochar al mundo árabe que no haya sabido extirpar el cáncer que representa Hamás, una organización justamente reconocida como terrorista, que amenaza no solamente a Israel, sino a todos los países musulmanes del entorno y que constituye hoy día el principal obstáculo para que avance el proceso de creación de un estado palestino estable y seguro. El próximo presidente norteamericano Barak Obama empezará su mandato con un nuevo problema urgente que atender. Ahora, cuando los carros de combate israelíes amenazan con la invasión de la franja, que sería sin duda una operación costosísima en vidas, se multiplican los llamamientos a la contención y a la moderación, pero lamentablemente puede que una vez más las buenas intenciones lleguen tarde.
El medio año de tregua lo ha utilizado Hamás para reforzar sus arsenales de cohetes cada vez más potentes y certeros, durante los meses en los que denunciaba con lágrimas de cocodrilo las trabas de Israel al tránsito de mercancías en los pasos fronterizos de la Franja de Gaza, en realidad estaba introduciendo a través de túneles clandestinos cientos de misiles de procedencia iraní para atiborrar sus arsenales. Hamás no se preparaba para la paz, sino para la ofensiva que inició sin esperar un minuto el plazo acordado con la mediación egipcia para mantener un cese de hostilidades. Israel tampoco ha dado ninguna opción. El Gobierno insiste en que no tiene nada contra la población y que solo ataca objetivos abiertamente vinculados a Hamás, pero los datos son cada vez más preocupantes sobre las víctimas civiles, que harán que aumente la sensación de injusticia del universo árabe-musulmán.
Si la condena de Hamás hubiera sido más contundente, si desde todas las instancias políticas se hubiera mantenido el aislamiento quirúrgico y la presión que merece el grupo terrorista, tal vez los estrategas israelíes habrían podido confiar en otros métodos para garantizar su seguridad. Pero por desgracia no ha sido esta la actitud que han recibido los extremistas. Desde Occidente se lanzaban señales equívocas sobre las negociaciones con Hamás, que a su vez utiliza las penalidades a las que se ve sometida la población para chantajear a los buenos sentimientos de la opinión pública mundial. Pero lo que en realidad quiere Hamás es implantar en Gaza el modelo de Hizbolá en el sur de Líbano, donde una guerrilla teledirigida desde Teherán constituye un elemento permanente de inestabilidad, a pesar de que la ONU mantiene allí su más antigua operación de paz.
Cuando Israel intentó acabar con esa amenaza en 2006, la operación fue un fracaso monumental, lo cual explica que en el caso de Gaza las autoridades judías no estén dispuestas a permitir que Hamás llegue tan lejos. Argumentar que los cohetes «Katyusha» y «Grad» que los terroristas lanzan contra Israel son proyectiles no dirigidos solo tiene sentido si se está dispuesto a esperar a que Irán les suministre esta tecnología antes de defenderse.
 

Adeste Fideles, Andrea Bocelli

La Sagrada Familia

 
Una fiesta que pasa casi desapercibida entre Navidad y Año Nuevo: la Sagrada Familia, Jesús, María y José. Este año la celebramos el domingo 28 y se trata de darle la importancia que tiene, ya sea en la celebración de la Eucaristía en la Plaza de Colón de Madrid o en las catedrales de cada una de las diócesis españolas.
El cardenal arzobispo de Sevilla, mons. Carlos Amigo Vallejo, ha convocado a las familias sevillanas a celebrar el Día de la Sagrada Familia en la Catedral, con una eucaristía que se celebrará el próximo 28 de diciembre, a partir de la una de la tarde. El acto está organizado por la Delegación Diocesana de Pastoral Familiar, que dirige el matrimonio formado por Juan Manuel Granado y Mª Dolores Sánchez-Campa. En la carta dirigida a todas las familias de la Archidiócesis, mons. Amigo destaca que esta jornada es "fruto del permanente, continuado y cariñoso desvelo y trabajo que los delegados de esta Pastoral vienen realizando", y que significa "la unidad de toda la Iglesia de Sevilla".

En alusión a las familias, el prelado destaca que "miembros destacados de esta Iglesia particular sois vosotros, las familias cristianas, presencia luminosa en medio del mundo del amor de Cristo a su Iglesia. Sois el depósito de la Fe, que la transmite a los hijos de generación en generación. Esperanza de nuestra sociedad porque sois un canto a la Vida en medio de una cultura de la muerte. Y ya que la Fe es comunicación, es testimonio de lo visto, oído, vivido… Es justo y necesario que nos reunamos, que nos veamos unos a otros, que con nuestra presencia digamos a todos que la felicidad es posible, para que a todos alcance la salvación y el amor de Dios, nuestro Padre". "Llenaremos la Catedral de Vida, así daremos a nuestra sociedad una razón para vivir y donarnos", concluye el cardenal.

Os ha nacido un Salvador

 

 

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 2, 1- 14

En aquel tiempo salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero. Este fue el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de Siria. Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad. También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret en Galilea a la ciudad de David, que se llama Belén para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada. En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño.

Y un ángel del Señor se les presentó: la gloria del Señor los envolvió de claridad y se llenaron de gran temor. El ángel les dijo:

No temáis, os traigo la buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.

De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:

Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que Dios ama.

Palabra del Señor

 
Feliz celebración de la Natividad del Señor
 
 

Hanuka, Fiesta de las Luces

 

Del 22 al 29 de diciembre del 2008, 25 de Kislev a 2 de Tevet del 5769, celebran los judíos la fiesta de Hanuka.

En ella se conmemora la purificación del Templo de Jerusalén en el año 165 a. C. después del levantamiento de los hermanos Macabeos ante el griego Antíoco Epifanes, quien había prohibido el culto a Dios en el Templo, implantando el culto a Zeus o Júpiter, e intentando que los judíos asimilasen las costumbres y la cultura helenísticas.

El uso de la luz en esta fiesta es en recuerdo de una piadosa leyenda recogida en las tradiciones judías, que tuvo lugar cuando al volver a encender la lámpara del Sancta Sanctorum, se advirtió que no quedaba aceite consagrado más que para un día y a pesar de ello la luz permaneció encendida durante los ocho días que duró la rebelión, hasta que ésta triunfó. En conmemoración del suceso, la fiesta dura ocho días, encendiéndose cada noche una luz adicional en una lámpara, hanukiyá, que contiene ocho receptáculos para mecha y aceite más uno auxiliar, hasta que en la octava noche aparecen todas las luces de la lámpara encendidas. Esta lámpara debe colocarse en un sitio visible desde el exterior, como en las ventanas, para que se sepa que aquel hogar es una casa judía.

Los niños son los protagonistas principales de esta fiesta : se les obsequia con monedas u otros regalos.

Más información

Propuestas cristianas ante la crisis económica. Por Carlos Amigo Vallejo Cardenal Arzobispo de Sevilla

 
 
Esta es la promesa en la que vivimos. Este es Cristo, al que tenemos entre nosotros con su Palabra, en los sacramentos, en el hermano necesitado. Cristo, que llegará a este mundo en la más humilde y santa de las pobrezas. Se ha convertido en el asunto de actualidad. En cualquier lugar y situación, el tema de preocupante interés se llama crisis. Un estado, en muchos casos angustioso, y no solo de inseguridad económica inmediata, sino de una inquietud muy grande sobre el mismo futuro del trabajo y de la familia. Se sospecha que estamos abocados a una verdadera recesión. Dios quiera que no sea así esa inseguridad, para muchas personas, es un estado permanente, siempre «en crisis», en una situación continuada de indigencia, de carencias de todo tipo, sin posibilidad de cambiar su realidad individual, familiar y social.

¿Cómo superar esa crisis permanente originada por la pobreza, en la que se ha perdido hasta la capacidad de esperanza de poder salir de ella? Nuestra Cáritas Diocesana, en colaboración con las distintas Parroquias, comunidades religiosas y otras entidades, tiene en marcha distintos programas dedicados especialmente a personas que se encuentran en esta particular situación de indigencia. No pocos de estos problemas de carencia de atención y de asistencia aparecen de una forma especialmente dolorosa en los días de invierno. Y es por ello que Cáritas hace un esfuerzo particular por recabar ayudas con las que pueda llevar adelante unos programas de atención a los pobres.

En este tiempo, cuando la memoria se vuelve al misterio de la Encarnación del Señor, tendremos un cuidado especial en mirar a los que más parecido tienen con Cristo. Ellos nacen y viven pobres. Estar a su lado y ayudarles es criterio de autenticidad para saber si cumplimos el mandamiento del amor fraterno. Como he recordado en otros momentos, en manera alguna tenemos soluciones técnicas, ni políticas, si quiera sociales. Pero, desde la responsabilidad moral que nos ofrece la luz del Evangelio, y sabiendo quiénes van a ser los más afectados en estos momentos de dificultad, quiero reiterar las siguientes recomendaciones:

Que en todas las Parroquias haya una atención particular para aquellas personas que puedan estar en especial situación de dificultad. Estimular la caridad fraterna de los fieles, recordarles la obligación de compartir los bienes que recibimos del Señor.

– Nuestras comunidades de vida consagrada, asociaciones, movimientos y hermandades, que en sus programas de acción caritativa y social hagan un esfuerzo de generosidad en estos momentos de dificultad.

Colaboraremos con otras asociaciones y entidades ciudadanas en aquellas acciones sociales de solidaridad con los más afectados. Pero que nuestro apoyo no sirva nunca como excusa para que las autoridades públicas se inhiban de la grave responsabilidad que les incumbe como primeros responsables del cuidado de los más desfavorecidos.

– Las distintas secciones de Cáritas Diocesana facilitarán las informaciones y sugerencias necesarias para emprender las acciones más convenientes.

Recordar la doctrina social de la Iglesia, particularmente en todo aquello que se refiere al derecho al trabajo y a tener un empleo digno, y apoyar aquellas justas medidas que propongan las autoridades competentes. No debemos olvidar que las situaciones de dificultad social y económica suelen llegar, más como efecto de una conducta poco ética que por unas presuntas causas desconocidas. Incluso, en algún momento, parece como si las propuestas de solución se dirigieran más a arreglar problemas de los poderosos que a la atención a los débiles.

Pedir a Dios que ayude a los dirigentes para que puedan encontrar, cuanto antes, los mejores caminos de solución. Pero que, en forma alguna, se recorte en los presupuestos las partidas que se han de dedicar a las ayudas sociales.

Que todos sepamos cumplir con nuestras obligaciones como ciudadanos y como cristianos. Y no olvidar nunca que la primera norma y regla de nuestra vida es la del mandamiento nuevo del Señor, el amor fraterno.

Si el Adviento es tiempo de esperanza, también lo tiene que ser de caridad, de amor fraterno, de sentir la presencia cercana del Señor «pobre entre lo pobres».

Con mi bendición,

† Carlos, Cardenal Amigo Vallejo
Arzobispo de Sevilla