Sagrado Corazón de Jesús de Nervión Besamanos

DSC_002115592DSC_000215573DSC_000715578DSC_000815579DSC_001015581DSC_001315584DSC_001815589DSC_002215593DSC_002615597DSC_002815599DSC_003015601DSC_003815609

Anuncios

San Pedro y San Pablo, 29 de junio de 2015

dscn9792dscn9789Lectura del santo evangelio según san Mateo 16, 13-19
En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
-«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron:
-«Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»
Él les preguntó:
-«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
-«Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»
Jesús le respondió:
-«¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo.
Ahora te digo yo:
Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.
Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.»

Palabra del Señor.

Domingo XIII del Tiempo Ordinario, 28 de junio de 2015

2734432110_0a372ab37cLECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 5, 21-43

En aquel tiempo, Jesús atravesó de nuevo a la otra orilla, se le reunió mucha gente a su alrededor, y se quedó junto al lago. Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y al verlo se echo a sus pies, rogándole con insistencia:

— Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella, para que se cure y viva.

Jesús se fue acompañado de mucha gente que lo apretujaba. Había una mujer que padecía flujos de sangre desde hacia doce años. Muchos médicos la habían sometido a toda clase de tratamientos y se había gastado en eso toda su fortuna; pero en vez de mejorar se había puesto peor. Oyó hablar de Jesús y acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando que con sólo tocarle el vestido, curaría. Inmediatamente se secó la fuente de sus hemorragias y notó que su cuerpo estaba curado.

Jesús, notando que había salido una fuerza de él, se volvió enseguida en medio de la gente, preguntando:

— ¿Quién me ha tocado el manto?

Los discípulos le contestaron:

–Ves como te apretuja la gente y preguntas: “¿quién me ha tocado?”

Él seguía mirando alrededor, para ver quién había sido. La mujer se acercó asustada y temblorosa, al comprender lo que había pasado, se le echo a los pies y le confesó todo. Él le dijo:

— Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz y con salud.

Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle:

— Tu hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?

Jesús alcanzó a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga:

— No temas; basta que tengas fe.

No permitió que lo acompañara nadie, más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegaron a casa del jefe de la sinagoga y encontró el alboroto de los que lloraban y se lamentaban. Entró y les dijo:

— ¿Qué estrépito y que lloros son estos? La niña no está muerta, está dormida.

Se reían de él. Pero él los echó fuera a todos, y con el padre y la madre de la niña y sus acompañantes entró donde estaba la niña, la cogió de la mano, y le dijo:

— Talitha qumi (que significa: contigo hablo, niña, levántate).

La niña se puso en pie inmediatamente y echo a andar –tenía doce años–. Y se quedaron viendo visiones. Les insistió en que nadie se enterase; y les dijo que dieran de comer a la niña.

Palabra del Señor

Teatro de la Maestranza, Concierto 16º de Abono

Jueves 25 / Viernes 26
Junio 2015 (16º abono)

70 ANIVERSARIO DEL FINAL DE LA II GUERRA MUNDIAL

Pedro Halffter, Director

Solen Mainguené, Soprano
Alexandra Rivas, Mezzosoprano
Egils Silins, Bajo
José Luis Sola, Tenor

Coro de la A.A. Del Teatro de la Maestranza

A. SHÖNBERG Un superviviente de Varsovia, Op. 46 *
L. V. BEETHOVEN Sinfonía nº 9, en Re menor, Op. 125 “Coral”

Natividad de San Juan Bautista, 24 de junio de 2015

DSC_0421Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 57-66. 80
A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban.
A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo:
-«¡ No! Se va a llamar Juan. »
Le replicaron:
-«Ninguno de tus parientes se llama así.»
Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Todos se quedaron extrañados.
Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios.
Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo:
-«¿Qué va a ser este niño?»
Porque la mano del Señor estaba con él.
El niño iba creciendo, y su carácter se afianzaba; vivió en el desierto hasta que se presentó a Israel.

Palabra del Señor.

Fotografía: Aquí nació el Precusor del Señor/Enrique Ayllón

Nazareno de la O, Triana

CSC_01260344DSC_00640409DSC_00960441DSC_00680413DSC_00840429DSC_00930438DSC_00790424DSC_00880433

San Luis Gonzaga, 21 de junio de 2015

Nació el 9 de marzo de 1568. Hizo un voto de virginidad perpetua. Vivió dos años en España donde se dedicó al estudio de la filosofía en la Universidad de Alcalá de Henares y a la lectura de libros devotos. Cuando recibió la Primera Comunión a los 12 años entró en la Compañía de Jesús. Necesitó dos años para vencer la oposición de su padre, que quería que siguiera sus pasos como soldado. Luis renunció al título y a la herencia paterna. Olvidó su origen noble y se dedicó al servicio de los enfermos, sobre todo, durante la epidemia de la peste. Quedó contagiado y murió con 23 años. Su cuerpo se encuentra en la Iglesia de San Ignacio de Roma. Es el patrono de la juventud.

dscn9848dscn9849