Belén en casa

Nacimiento napolitano instalado en casa.
Natividad del Señor 2014.

DSC_000110208DSC_000410211DSC_000810215DSC_001110218DSC_001410221

Nacimiento en San Isidoro

Parroquia de San Isidoro, Sevilla.

DSC_005610331DSC_005310328DSC_006910344DSC_005610331DSC_006310338DSC_006110336

Nacimiento en la Basílica de la Macarena

Hermandad de la Esperanza Macarena.

DSC_008210194DSC_007710189DSC_007810190DSC_008510197DSC_008710199DSC_009010202DSC_009110203DSC_009210204DSC_009410206

Nacimiento en una sacristía

Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios, Sevilla.

DSC_004310095DSC_005610108DSC_004510097DSC_005510107DSC_004710099DSC_005210104

Sagrada Familia, Jesús, María y José, 28 de diciembre de 2014

sagradafamiliaLECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 2, 22-40

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor. (De acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor”), y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: “un par de tórtolas o dos pichones.

Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que aguardaba el Consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:

— Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.

Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre:

— Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.

Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.

Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

Palabra del Señor

San Juan Evangelista

27/12/2014
San Juan Evangelista

Aparece ya en el Nuevo Testamento alguna referencia a su situación antes de conocer a Jesús, tiempo en el que es discípulo de San Juan Bautista. Llamado por Jesús, se convirtió en uno de sus Apóstoles, posiblemente el más joven de ellos. Junto con Simón Pedro y Santiago, gozó de una intimidad mayor con Jesús. Es también el único de los Apóstoles que acude a la cruz, acompañando a María, la madre de Jesús. Tras la muerte y resurrección de Cristo, escribe el cuarto evangelio, tres cartas canónicas y el libro del Apocalipsis, mientras lleva el mensaje de su maestro por Palestina y Asia Menor. Murió anciano, desterrado en la isla de Patmos (actual Grecia).

DSC_0077DSC_0027DSC_0078DSC_0079DSC_0085DSC_0094DSC_0095DSC_0129DSC_0139DSC_00288328DSC_00839762DSC_00913308

Nacimiento en Los Remedios, Sevilla

Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios, Sevilla.

DSC_001810225DSC_002210229DSC_002410231DSC_002510232DSC_002810235DSC_003110238DSC_003210239DSC_003410241DSC_003510242DSC_003610243DSC_003810245DSC_003910246DSC_004010247DSC_004210249DSC_004410251DSC_004510252

Nacimiento en San Nicolás

Parroquia de San Nicolás de Bari, Sevilla.

DSC_003810018DSC_003510015DSC_004510025DSC_004410024DSC_004310023DSC_004010020

Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros

Navidad 2014 Parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios, Sevilla.

DSC_000610350DSC_002010364DSC_002410368DSC_002710371DSC_002810372DSC_003210376DSC_003510379DSC_004010384DSC_000510349DSC_000410348

Natividad del Señor, 25 de diciembre de 2014

DSC_0015LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 1, 1-18

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió.

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.

La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad.

Juan da testimonio de él y grita diciendo:

— Este es de quien dije: “El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo.”

Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

Palabra del Señor