Casi Semana Santa en Sevilla

 
En esta semana, antes llamada de Pasión, Sevilla se prepara para celebrar la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Los actos se multiplican, se han celebrado besamanos, besapiés, traslados de imágenes, muchas ya estan en sus pasos de salida, los sevillanos mirando al cielo, el tiempo la gran preocupación. ¿Lloverá? ¿Podrá salir mi cofradía?
 
Fotografía: Besamanos a la Virgen del Patrocinio, hermandad del Cachorro.
Desde la Giralda, cuaresma 2009

Estan de acuerdo, es un crimen

 
 
"Llega una mujer muy asustada al consultorio de su ginecólogo y le dice:

Doctor, por favor ayúdeme, tengo un problema muy serio. Mi bebé aún no cumple un año y ya estoy de nuevo embarazada. No quiero tener hijos en tan poco tiempo, prefiero un espacio mayor entre uno y otro…

El médico se la queda mirando y le pregunta:

Entonces ¿que quiere que haga?

Interrumpir el embarazo. Quiero contar con su ayuda.

Reflexiona el galeno y, al cabo de algún tiempo de silencio, dice a la mujer:

Creo que tengo un método mejor para solucionar el problema y es menos peligroso para usted.
La mujer sonríe confiada. Él sigue hablando:

Le propongo acabar con la vida del niño que está en sus brazos. Usted podrá relajarse para tener el que espera y disfrutará de un periodo de descanso hasta que nazca. Si vamos a matar, no hay diferencia entre uno y otro.

La mujer le atraviesa con una mirada mezcla de indignación y susto y grita:

¿Asesinar a mi bebe? ¡Que horror! ¿Y usted dice que es médico?…¡Matar a un niño es un crimen!

El doctor no la deja terminar:

Pienso igual que usted, señora. Estaba seguro que coincidiríamos. No hay la menor diferencia entre matar un niño que ya nació y matar a otro que está por nacer y que crece vivo en el seno materno. El crimen es exactamente el mismo.”

Bacalao al Pil-Pil

 

  Ingredientes para 4 personas
8 trozos de lomo de bacalao desalado que no sea demasiado grueso
3 dl. de aceite de oliva
5 dientes de ajo
unas anillas de guindilla

Tiempo de realización 30 minutos.


Preparación

1. Desalar previamente el bacalao. Escamar, quitar las espinas y secar con un paño limpio.

2. Poner una cazuela a fuego medio y verter el aceite. Añadir los dientes de ajo en láminas y las anillas de guindilla. Cuando empiecen a tomar color, se retiran y reservan.

3. Se quita la cazuela del fuego y se deja templar. Se introducen en el aceite los trozos de bacalao, con la piel hacia arriba. Es muy importante que el bacalao esté seco, en caso contrario empezará a saltar el aceite. Se pone nuevamente al fuego la cazuela. El bacalao se cocerá suavemente, -nunca freír-, durante unos cinco minutos.

4. Se retira la cazuela del fuego y se pasa el bacalao a otra cazuela, siempre con la piel hacia arriba. Se añaden dos cucharadas del aceite en el que acabamos de cocer- freír el bacalao. Se deja fuera del fuego unos 3 minutos para que sude el bacalao.

5. Se pone a fuego suave la cazuela con el bacalao y antes de que empiece a hervir se retira fuera del fuego. Movemos constantemente en círculo la cazuela para que empiece a ligar la salsa. Ha de hacerse sin brusquedades. A medida que se va ligando la salsa se va añadiendo cucharadas del aceite en el hemos cocido-freído el bacalao. Siempre fuera del fuego, si se enfriara, se acerca sólo para que conserve la temperatura templada, a la que se ha de montar. La salsa se cortaría si hirviera.

6. Servir con la piel de los lomos hacia arriba y cubierto parcialmente de la salsa. Encima de cada lomo se colocan una láminas y anillas de guindilla que teníamos reservadas.

Día de la Mujer trabajadora

 
 
Video lanzamiento campaña con motivo del Día Internacional de la Mujer trabajadora