El Puerto de Santa María (Cadiz)

Acaba agosto, para la mayoría las vacaciones, el lunes a trabajar, a la rutina diaria, preparar la vuelta al colegio de los niños, más gastos después que se han quedado sin un euro en verano.
Se recuerdan los buenos momentos, el viaje a Portugal en julio, los días pasados en agosto en El Puerto, pero algunos tenemos la suerte de continuar las vacaciones y preparar nuevos viajes, el próximo a Alicante y Valencia en septiembre.
Pero hoy toca hablar de El Puerto de Santa María, sus playas, conozco casi todas, sus monumentos, Plaza de Toros, Iglesia Mayor Prioral, estatua a Isaac Peral, calles como la de Luna, sus casas antiguas, la costa del marisco, gambas, cigalas, langostinos y otros muchos productos del mar.
Para consultar más detalles en la página: http://www.elpuertosm.es/
 
Anuncios

El Castillo de San Marcos (El Puerto de Santa María)

El Castillo de San Marcos es uno de los edificios más representativos de la ciudad. Sus torres y almenas, recortándose sobre el cielo portuense, constituyen una silueta inconfundible y probablemente una de las imágenes más antiguas del conjunto arquitectónico de El Puerto. Pero, aunque de todos reconocido, son pocos los que han penetrado al interior de su historia. Su evolución ha ido pareja al desarrollo urbanístico local, hasta convertirse en edificio simbólico durante distintas épocas, de forma que lo que hoy conocemos es producto de varias transformaciones desde la primitiva edificación alrededor del siglo X. (Ayuntamiento de El Puerto de Santa María)

GIRALDA

Segun la leyenda los almohades tuvieron que hacer una gran plataforma para poder levantar este monumento, que era en principio una mezquita. La gran plataforma la hicieron con restos de edificios visigodos y romanos. Le tenían tanto cariño que preferian derribarla antes de que los cristianos se apoderaran de ella. De la antigua mezquita solo queda la Giralda, solo superada en altura por los puentes de la ciudad. Dentro de su categoría no hay nada mejor, se la considera hermana de la Kotobyya de Marraquech y de la gran torre de la mezquita de Al Hasan de Rabat.
Muchas construcciones posteriores han copiado su forma y estructura en el mundo árabe, e incluso en el Madison Square Garden de Nueva York hubo una a comienzos de siglo, hoy dia desaparecida, así como en la ciudad de Kansas City, lo que hizo que se hermanasen las dos ciudades. Se dice que sus 35 rampas se hicieron para poder subir a caballo el anciano primer almuecín para que pudiera hacer el azalá desde arriba. También subió a caballo a esta torre Fernando III el Santo tras la Reconquista. 
Según el cronista árabe al-Mumin Abu Yacub sería el que mandó construir la Giralda para utilizarla en la batalla contra Santarem; el único requisito de debía cumplir la torre era el de alzarse en un punto de unión de un lienzo de la muralla sobre el que desde el Alcázar llegaba a la Mezquita. Sus cimientos, estimados en 8,5 metros, son de piedra hasta una altura de 2 metros sobre el nivel del suelo actual. La torre se concluyó con 82 metros de altura, de los cuales dos permanecen enterrados y cuatro desaparecidos con las reformas cristianas.

El alminar estaba inspirado en la mezquita de Córdoba, es decir, formados por dos prismas paralelepípedos superpuestos y coronando con una cúpula y un espigón metálico en el que se insertaban cuatro esferas de bronce dorado, que desaparecieron por el efecto del terremoto de 1356. Hacia el 1400 se colocó una espadaña y su aspecto lo conseguirá en la decada de 1558 a 1568, cuando el arquitecto Hernán Ruiz se hizo cargo de la remodelación del remate de la torre, poniendo una serie de volúmenes decrecientes y de color rojizo.

La veleta que corona el conjunto, conocida como el Giraldillo, simboliza la Victoria de la Fe cristiana y fue obra de Bartolomé Morel realizada entre los años 1566 y 1568.

La Giralda representa una mujer con tunica, escudo guerrero en una mano y una palma en la otra, y pese a tener 3,5 metros de altura sólo pesa 128 kilos, fundamental para poder realizar los giros sobre el eje que descansa en el globo que le sirve de apoyo. En total alcanzó los 103 metros de altura gracias a la parte de las campanas.
 

Ntra. Sra. de los Reyes, Patrona de Sevilla

Siglo XIII
Según la leyenda, habiendo puesto Fernando III cerco a Sevilla, encontraron una bellísima imagen, es probable que acompañara a Fernando III en la Reconquista, y que presidiera la procesión de la toma de Ciudad de Sevilla en 1248.

1904 – La Virgen de los Reyes es la primera imagen Coronada canónicamente en Andalucía

1939 – Se le concedieron honores de Capitán General

1946 – Proclamada por Pío XII Patrona de Sevilla y su Archidiósesis

1958 – Le fue impuesta la Medalla de Oro de Ciudad de Sevilla
 

OPORTO

Oporto se encuentra al norte del país, junto a la desembocadura del río Duero. Es la segunda ciudad más importante de Portugal después de Lisboa, con más de 1,3 millones de habitantes. No obstante, Oporto es muy diferente a la capital: es una ciudad sin pretensiones, introvertida y abiertamente comercial. La ciudad es fascinante, en gran parte gracias a la vida que se respira en ella, de su próspero centro comercial rodeado por elegantes barrios y villas señoriales dispuestas junto a un centro de estrechas calles y viejos callejones que ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Además, en el 2001, Oporto fue la capital europea de la cultura, junta con Rotterdam, y por lo tanto, muchos proyectos culturales y del desarrollo urbano se pusieron en práctica. 

BUÇACO (Portugal)

Más de setecientas especies arbóreas se concentran en este parque forestal de un centenar de hectáreas que se abre al viajero desde la cercana población de Luso.Buçaco ha sido reconocido como uno de los enclaves más notables y diversos de Europa. En sus laderas, las centenarias copas se funden en un juego multicolor de verdes y ocres que pone de manifiesto la convivencia de árboles traídos de los tres continentes en los que los portugueses tuvieron colonias. Todo el valle está cubierto de una densa y colosal vegetación, en la que se localizan gigantescos ejemplares de abetos del Himalaya, acacias australianas, alcanforeros japoneses, araucarias brasileñas, cedros del Cáucaso, eucaliptos de Tasmania, fresnos de Pensilvania, ginkos biloba de Asia, palmeras asiáticas, pinos mejicanos, secuoyas, tilos y tuyas americanos. Junto a ellos, árboles autóctonos y de la flora europea, como alcornoques, encinas, hayas, lentiscos, madroños, olivos, olmos, robles y tejos.
Se accede a Buçaco desde Luso, ciudad afamada por sus estaciones termales. De ella parte un camino pedestre que atraviesa el muro del parque y asciende entre la arboleda. Sin embargo, las dimensiones de la Mata hacen aconsejable acceder por las típicas carreteras adoquinadas que lo atraviesan y conducen hasta el lujoso palacio de Buçaco. Se trata de una edificación de estilo neomanuelino construido como pabellón de caza y encargada por el Rey Carlos al arquitecto italiano Luigi Manini a finales del siglo XIX. Esta palacio es actualmente un hotel.