Iglesia y Tumbas Reales del Monasterio de Alcobaça, Portugal

El altar mayor está rodeado por una amplia girola a la que dan dos hermosas puertas manuelinas del siglo XVI y nueve capillas adornadas con tallas de madera policromada de los siglos XVII y XVIII.

En su crucero alberga las tumbas de Dom Pedro y Dona Inés siglo XIV. Dos monumentos de estilo gótico flamígero, esculpidos en piedra caliza blanda.

Monasterio de Alcobaça, Portugal (Exterior)

La Abadía de Santa María de Alcobaça es la primera obra gótica erigida en suelo portugués. Su construcción comenzó en 1178 por los monjes de la Orden del Císter. Es considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1989, y el 7 de julio de 2007 fue elegido como una de las Siete Maravillas de Portugal.

Claustro de Alfonso V: Monasterio de Batalha, Portugal

Durante el reinado de Alfonso V de Portugal, el arquitecto portugués Fernão de Évora continuó el proceso de construcción del monasterio durante 1448 y 1477. Añadió el claustro de Afonso V (o menor) y las dependencias adyacentes.

Claustro del Monasterio de Batalha, Portugal.

El primer arquitecto del monasterio fue el portugués Afonso Domingues quien se encargó de la obra hasta 1402. Él fue quién diseñó la planta y muchas de las estructuras en la iglesia y el claustro son responsabilidad suya. Su estilo era, básicamente, gótico radiante.

Tumbas Reales, Monasterio de Batalha, Portugal

El monasterio alberga los restos de algunos reyes portugueses de la Dinastía de Avís. La necrópolis real se compone de la Capilla del Fundador (finalizada en 1434) y de las capillas inacabadas (construidas de 1490 a 1515).

Monasterio de Batalha, Sala Capitular y Museo Militar

 La Sala Capitular hoy en día contiene la tumba del soldado desconocido en honor a los soldados portugueses muertos en la Primera Guerra Mundial.

dscn443924140dscn444024141dscn444324144dscn444624147dscn446124162dscn446224163dscn446324164dscn446424165dscn446524166dscn446724168dscn446824169

Capillas inacabadas del Monasterio de Batalha, Portugal

Las denominadas Capelas Imperfeitas (Capillas Inacabadas) permanecen como testimonio de que, realmente, el monasterio nunca fue terminado. Forman una estructura octogonal separada que está anexa al coro de la Iglesia (vía un retrocoro) y a la que sólo se puede acceder desde el exterior.

dscn447424175dscn447524176dscn447624177dscn447724178dscn447824179dscn448124182dscn448224183dscn448324184dscn448424185dscn448624186dscn448724187dscn448824188dscn449024190dscn449124191dscn449224192