Santa Ponsa, Mallorca

La construcción de la urbanización se inició entre 1928 y 1930, edificando casas de veraneo con planteamiento de ciudad jardín. El proceso quedó interrumpido por la guerra civil y el aislamiento del país, hasta que en 1970 se retomó su desarrollo urbanístico con fuerte impulso, construyendo numerosos hoteles y apartamentos turísticos, dejando de lado el proyecto inicial para enfocarse de lleno en el turismo de grandes masas.

Museo del Monasterio de Lluc, Mallorca

Museo del Monasterio de Lluc, Mallorca

Inaugurado en 1952 con una sección de Arqueología y diversas aportaciones de los devotos. Años más tarde, en 1971 Don Antoni Mulet i Gomila hace donación de sus colecciones de Ca’n Mulet de Gènova (Palma): indumentaria popular, cerámica, imaginería, mobiliario tradicional, joyería y pintura, etc.

En el Centenario de la Coronación (1984) se incorpora al Museo una apreciable muestra de pintura y escultura contemporáneas. La colección de arte contemporáneo se amplia con les salas dedicadas a la obra del pintor Josep Coll Bardolet (1989 y 1995).

En 2004 se crea la sala Bujosa Rosselló, de artesanía textil mallorquina, con objetos y maquinaria de su empresa familiar.

Monasterio de Lluc, Mallorca

Monasterio de Lluc, Mallorca

Cuenta la leyenda, que un pastor y un monje hallaron la imagen de la Virgen de Lluch en un roquedal junto al torrente que pasa por detrás de la sacristía actual del santuario. Ese mismo día, la trasladaron al oratorio de Sant Pere d’Escorca (San Pedro de Escorca) por entonces la sede parroquial. Cuando al día siguiente los habitantes de la comarca se acercaron a venerarla, había desaparecido y fue hallada de nuevo cerca del lugar donde se halló por primera vez, en el torrente. Hecho que sucedió dos veces más, por lo que los habitantes del lugar construyeron un pequeño oratorio para venerar la imagen.

Castillo de Bellver, Mallorca

Castillo de Bellver, Mallorca

Fue construido a principios del siglo XIV por orden del rey Jaime II de Mallorca. Se encuentra sobre un monte de 112 metros sobre el nivel del mar, en una zona rodeada de bosque, desde donde se puede contemplar la ciudad, el puerto, la sierra de Tramuntana y el Pla de Mallorca; de hecho, su nombre viene del catalán antiguo bell veer, que significa «bella vista». Una de sus peculiaridades es que se trata de uno de los pocos castillos de toda Europa de planta circular, siendo el más antiguo de estos. Actualmente pertenece al Ayuntamiento de Palma, y en él se encuentra el Museo de Historia de la ciudad de Palma, por lo que está abierto al público.

Formentor, Mallorca

Formentor, Mallorca

Los vientos y las olas chocando contra las rocas van modelando día a día la variada y escarpada costa de este cabo. En algunos puntos los acantilados alcanzan los 300 metros de altura y las vistas desde el faro de Formentor y desde otros puntos de la carretera hacen de esta zona una popular visita turística.

Alcudia, Mallorca

Alcudia

Después de la incorporación de Mallorca a la Corona de Aragón en el año 1229, el rey Jaime I dividió la isla en ocho partes. Cuatro quedaron en manos del mismo monarca y las cuatro restantes fueron para los nobles que habían ayudado en la conquista. Alcudia quedó dentro de los territorios que pertenecían a Jaime I.

Cartuja de Valldemosa, Mallorca

Cartuja de Valldemosa, Mallorca

El origen del conjunto se remonta al tiempo del rey Jaime II de Mallorca, quien escogió este excepcional lugar de la sierra de Tramuntana, situado a más de 400 metros de altura, para edificar un palacio para su hijo Sancho, conocido como el “Palacio del rey Sancho”. En el año 1399 Martín el Humano cedió todas las posesiones reales de Valldemossa a los monjes cartujos.