Los Santos Inocentes, 28 de diciembre

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 2, 13-18

Cuando se retiraron los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo:

«Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise; porque Herodes va a buscar al niño para matarlo».

José se levantó, tomó al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta:

«De Egipto llamé a mi hijo».

Al verse burlado por los magos, Herodes montó en cólera y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo, en Belén y sus alrededores, calculando el tiempo por lo que había averiguado de los magos.

Entonces se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías:

«Un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos, y rehúsa el consuelo, porque ya no viven».

Palabra del Señor.

Los Santos Inocentes, 28 de diciembre

Fiesta de los santos Inocentes mártires, niños que fueron ejecutados en Belén de Judea por el impío rey Herodes, para que pereciera con ellos el niño Jesús, a quien habían adorado los Magos, y que fueron honrados como mártires desde los primeros siglos de la Iglesia

Los Santos Inocentes

614px-Duccio_di_Buoninsegna_056

28/12/2013
Los santos inocentes

Hoy quizá le gasten una broma inocente y sencilla. O la gaste usted. Y quizá sin saberlo, lo hará en recuerdo de aquellos pequeños que, por muerte prematura, no pudieron hacerlas. Hoy recordamos a los santos inocentes. Su origen bíblico parte de la consulta realizada por los magos de oriente en Jerusalén sobre el rey que acababa de nacer. En Belén tendría que nacer, y allí fue el séquito de Herodes para liquidar a todo posible rey, matando a todo menor de dos años. Hoy recordamos también a todos los pequeños muertos en edad de la inocencia, en especial a los nonatos, cuya cifra de muertes se ha incrementado con especial virulencia en las últimas décadas por una relativización de la vida y del valor de cada ser humano. Además de la broma inocente, recemos hoy también por estos pequeños y, sobre todo, por las personas que minusvaloran la vida de los que no se valen por sí mismos.