San Luis de los Franceses, Sevilla

La Iglesia de San Luis de los Franceses constituye un destacado ejemplo de arquitectura barroca del siglo XVIII. Esta ubicada en el centro histórico de Sevilla (España). Fue diseñada por el arquitecto Leonardo de Figueroa y construida entre 1699 y 1730 por encargo de la Compañía de Jesús. Tras la expulsión de los jesuitas de España en 1835 tuvo diferentes usos, siendo finalmente desacralizada. En la actualidad pertenece a la Diputación de Sevilla.

 

Iglesia de los Venerables, Sevilla

La iglesia es de una sola nave cubierta por bóveda de medio cañón con lunetas y arcos fajones. Dentro de ella se pueden ver pinturas murales al fresco realizadas por Valdés Leal.

En el retablo mayor, que data de 1889, se puede admirar la Apoteosis de San Fernando, también obra de Lucas Valdés.

Iglesia de San Saturnino, Pamplona, Navarra, España

La actual iglesia es gótica del siglo XIII. Sin embargo, existieron en el mismo emplazamiento una iglesia primitiva y otra románica (siglo XII). En la Edad Media, cumplió una doble función: religiosa y defensiva. Pamplona, en aquella época estaba dividida en tres burgos independientes, y esta iglesia era la parroquia del burgo de San Cernin, habitado principalmente por franceses. Estos burgos se hallaban continuamente en lucha, por lo que las torres de la iglesia estaban coronadas con almenas defensivas que perduraron hasta el siglo XVIII.

San Ignacio de Loyola, 31 de julio

La iglesia del Gesú de Roma acoge la Capilla de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, una de las maravillas del arte barroco.

En ella se encuentra la sepultura del santo decorada con plata, oro, bronce, mármol y algunos minerales especiales

Iglesia de San Clemente, Sevilla

El retablo mayor de la Iglesia de San Clemente levantado por los hermanos Felipe y Gaspar de Ribas, puede considerarse como una de las mejores creaciones barrocas sevillanas.

Iglesia del Pozo Santo, Sevilla

Iglesia desconocida para casi todos los sevillanos, en ella se venera una imagen de Cristo Varón de Dolores. El origen del nombre se debe a un milagro, cayó un niño a un pozo y se salvó al subir las aguas.

Iglesia de la Caridad, Sevilla

En 1644, por ruina de la antigua capilla dedicada a San Jorge, se había decidido la construcción de una nueva iglesia según planos de Pedro Sánchez Falconete. Las obras quedaron paralizadas por motivos económicos y porque la Hermandad no era la propietaria de todos los terrenos. Miguel Mañara, que había sido nombrado hermano mayor en 1663, se convirtió en el principal impulsor del proyecto y agilizó las obras del templo. Los planos fueron reformados por iniciativa de propio Mañara y la fachada fue rematada por Leonardo de Figueroa. La iglesia quedó terminada en 1670 y se inauguró el 16 de julio de 1674. Tras esto dio comienzo el proceso de ornamentación, que sería culminado en 1685, después del fallecimiento de Mañara.