Cabo de Gata, Almería

El cabo de Gata está sometido en la actualidad a una importante presión turístico-medioambiental, propiciada en gran parte por el disenso entre las administraciones públicas de las que depende.  El parque, uno de los pocos ejemplos de geoparque volcánico del Mediterráneo supone un importante recurso patrimonial y turístico para la provincia de Almería, no solo para los visitantes que se sienten atraídos por su valor natural, sino también para científicos de todo el mundo que encuentran importantes indicadores de biodiversidad que ayudan a comprender mejor la evolución de este espectacular enclave.

Además, el mal uso generalizado de playas, senderos e instalaciones por parte de los turistas contribuye a deteriorar cada día más un ecosistema de por sí muy frágil. Varias asociaciones de residentes recomiendan un uso responsable a los visitantes del parque, ya que a pesar de las continuas campañas de concienciación, cada año se siguen recogiendo de los fondos marinos del parque importantes cantidades de basura procedente del consumo humano.

Cabo de Gata, Almería

La abundancia de ágatas en el terreno, que había dado lugar al nombre fenicio, hizo retomarlo durante la Edad Media, siendo conocido como Cabo de las Ágatas. Por contracción fonética, acabó imponiéndose el que es empleado en la actualidad.

DSCN148711130DSCN148211125DSCN148811131DSCN149811141DSCN149911142DSCN150111143DSCN148611129DSCN150311145