I Domingo de Cuaresma

EVANGELIO

 LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 4, 1- 11

En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre. El tentador se le acercó y le dijo:

–Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.

Pero él le contestó, diciendo:

–Está escrito: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”

Entonces el diablo lo lleva a la ciudad santa, lo pone en el alero del templo y le dice:

–Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: “Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras.”

Jesús le dijo:

–También está escrito: “No tentarás al Señor, tu Dios.”

Después el diablo lo lleva a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo y su gloria, le dijo:

–Todo esto te daré, si te postras y me adoras.

Entonces le dijo Jesús:

–Vete, Satanás, porque está escrito: “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto.”

Entonces lo dejó el diablo, y se acercaron los ángeles y le servían

Palabra del Señor

Cristo de la Salvación: Cuaresma 2011

Nazareno del Silencio: Besapiés 2011

IX Domingo del Tiempo Ordinario, 06/03/2011

EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 7, 21-27

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

–No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Aquel día, muchos dirán: “Señor, Señor, ¿no hemos profetizado en tu nombre, y en tu nombre echado demonios, y no hemos hecho en tu nombre muchos milagros?” Yo entonces les declararé: “Nunca os he conocido. Alejaos de mí, malvados”.

El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente.

Palabra del Señor