Inquisición de cuarto y mitad

 
Aunque sean una minoría de cuarto y mitad, como escribí hace tiempo, hay señores empeñados en poner arena en los engranajes para que las cosas chirríen. Su razón está en lo último que han oído, en el que más gritó, en lo más novedoso, en la publicación más extravagante de última edición. Están al día, es decir, casi a la intemperie de una reflexión seria. Para ellos no cuenta ni el buen entenderse, ni siquiera quedar en evidencia y hacer el ridículo en aras de una libertad que niegan a los demás.

En una alocada y absurda carrera de competitividad, parece como si nos hubiéramos empeñado en ser lo más de lo más. Es decir, los primeros, los únicos, los irrepetibles. Que hay que pasar por encima de los derechos a vivir y a terminar la existencia con verdadera dignidad, pues adelante con unas normas sin consistencia ni jurídica ni ética. Que hay que poner a los padres en cuarentena y restringir su libertad de elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, pues más imposiciones ideológicas y partidistas. Que hay que corregir y reprobar al Papa porque ejerce su derecho de expresión y magisterio, pues a llevarlo al Parlamento.

Esta nueva inquisición es fundamentalmente laica, agnóstica y malhumorada. No son, los nuevos inquisidores, señores que persiguen a las brujas y a los herejes para ponerlos sambenitos y llevarlos a la hoguera. La nueva inquisición está formada por todos los fundamentalistas empeñados en buscar, con razón o sin ella, el punto flaco y el lado débil de Iglesia y acusar, denunciar, torturar psicológicamente y, si se tercia, reducir a quien interese a las cenizas de la infamia. De cuando en cuando, se abre el desván y aparecen los fantasmas del más rancio anticlericalismo para celebrar su particular y fundamentalista auto de fe.

Ahora le ha tocado al Papa. Quieren hacerle comparecer y tirarle de las orejas por lo que ha dicho, y de lo cual parece que mucho no se han enterado. Nada menos que una reprobación pública sobre sus declaraciones. Tan alta y digna cámara está a punto de convertirse en una especie de "ejército de salvación" y de gendarmería que controla y llama la atención a los díscolos.

El Papa ha desenmascarado los verdaderos motivos del mal, ofreciendo los mejores caminos de solución. Ha sido la voz de una conciencia crítica y justa. Sirviendo en la caridad pastoral, el Papa, con su vida y magisterio, ejerce el oficio ministerial del amor fraterno, cuidando especialmente de los más olvidados y pobres. También, y de modo firme y admirable, cumple su deber de defensa de la verdad, orientando permanentemente con su magisterio. El Papa trata de confirmar la fe de los creyentes. Es decir, el de hacer que nos sintamos tranquilos y seguros de estar en el buen camino. Asume el ministerio de ser pastor universal de la Iglesia.

Carlos Amigo Vallejo
Cardenal Arzobispo de Sevilla

3 Responses to Inquisición de cuarto y mitad

  1. Unknown says:

    Hola Enrique:Bueno, al final afortunadamente no prosperó. Y es que los integrismos, sean del corte que sean son siempre muy peligrosos; de todas formas, lo del anticlericalismo decimonónico que aún sostienen algunos en nuestros país es incomprensible, parece que se quedaron paralizados en el tiempo. Sinceramente, desde que me convertí hasta ahora mi experiencia ha sido de que los sacerdotes que he conocido son en su mayoría personas más bien tolerantes y comprensivas, cosa que no puedo decir de algunos laicos que parecen torquemadas. ¡En fin, que me he encontrado con más laicos fundamentalistas e integristas (sobre todo en Internet) que sacerdotes que sean así!.Muchos besos.Ana_MS

  2. Enrique says:

    De todo hay en la viña del Señor, algunos más papistas que el Papa.Muchos besos Ana.

  3. Rosa says:

    Bueno… yo también he conocido a mucha buena gente en la Iglesia, y a mucha no tan buena, también.No me cansaré de repetir que la Iglesia es una institución formada por personas y que, como tales, las personas también se equivocan y meten la pata, incluyendo, por supuesto, al Papa.Si estas declaraciones vienen, como ssopecho, a raíz de las famosas declaraciones del Papa sobre el condón en África… qué puedo decir… pienso que afirmar que el condón no ayuda a detener el SIDA, siendo como es una mentira, en un continente donde una de las mayores causas de mortandad es el esta enfermedad, es casi un crimen, y no porque esta persona haya expresado su opinión (aparte dejamos el tema de que la afirmación que hizo es mentira, como es mentira lo que dijo Aznar de que no había cambio climático o como es mentira lo que dijo Zapatero de que la crisis comenzaría a solucionarse el año que viene), sino por las consecuencias que ésta puede tener, lo diga el Papa o lo diga un laico. Que, al margen de este asunto, hay muchísimos "torquemadas" en contra de la Iglesia, eso por supuesto que sí, igual que los hay en contra de otras instituciones, pero cuando se comete un error un error que puede tener terribles consecuencias hay que responsabilizar de el al (valga la redundancia) responsable, sea quien sea.Besos.Rosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: