Nuevos diáconos permanentes en Sevilla

 

ageadiacono

El domingo 16 recibieron el orden del diaconado cuatro hombres casados de la archidiócesis de Sevilla, uno de ellos mi amigo y compañero de estudios, Miguel Ángel Agea. Periodista, doctor en historia, teologo, estuvo varios años en Roma, como corresponsal de Efe, acompañando al Papa Juan Pablo II en varios de sus viajes.

Fueron ordenados por monseñor Ignacio Noguer, obispo emérito de Huelva, por encontrarse ausente Don Carlos Amigo Vallejo, cardenal arzobispo de Sevilla, que  está en Roma.

Para los que no conocen qué es un diácono y sus funciones en la Iglesia:

El diaconado, en cuanto grado del orden sagrado, imprime carácter y comunica una gracia sacramental específica” (Ratio, n. 7). El diácono, en cuanto ministro ordenado, participa del ministerio de Cristo y es, en la Iglesia, signo sacramental específico de Cristo servidor (LG, 29). El diácono, gracias a la efusión del Espíritu significada por la imposición de las manos y la oración consacratoria, ejerce el servicio del pueblo de Dios en los tres ámbitos fundamentales de la acción de la Iglesia: la palabra, la liturgia y la caridad. Estos ámbitos se encuentran en correspondencia con los tres servicios específicos (munera) del ministro ordenado: enseñar, santificar y guiar. En el caso del diácono, estos tres servicios se sitúan en la perspectiva propia de la diaconía.

Así, el diácono es llamado a proclamar el Evangelio y a predicar la Palabra. El diácono instruye al pueblo de Dios a través de la homilía, la catequesis y en los diversos espacios de transmisión de la Palabra (Directorio, 23-27).

En el ámbito litúrgico y sacramental, el diácono, en virtud de la Ordenación, participa en la acción santificadora del pueblo de Dios. Así, preside la celebración de algunos sacramentos (bautismo, matrimonio) y de los ritos exequiales, preside la Liturgia de las Horas y la oración del pueblo fiel, bendice personas y cosas y, sobre todo, asiste al obispo y al presbítero en la celebración de la Eucaristía. En la Eucaristía el diácono proclama el Evangelio, puede predicar la homilia en los casos que fuera conveniente y distribuye la Comunión. Es en el sacramento eucarístico donde en mayor grado se expresa la realidad de la Iglesia y de sus ministros ordenados (cf. Directorio, 28-36).

En tercer lugar, y de manera preeminente, el diácono es llamado a ser testigo de la caridad de Cristo reproduciendo en él la acción misericordiosa del Señor, que vino a servir y a dar la vida. El diácono sirve en la mesa de los pobres como una prolongación de su ministerio en la mesa eucarística. En este amor preferencial por los pobres y desvalidos, el diácono participa de la labor de guía de la comunidad, que se desarrolla, además, en su solicitud hacia los que padecen enfermedades y deficiencias físicas y espirituales. En una palabra, el diácono atiende pastoralmente a quienes, por designación del Obispo, le son confiados (cf. Directorio, 37-42).

3 Responses to Nuevos diáconos permanentes en Sevilla

  1. Unknown says:

    Gracias por la información, Enrique. Me ha llamado la atención lo que decías en el post anterior; así que lectoras tampoco…¡pero si eso, como tu dices, lo hacemos todos los días…!. Yo misma he leído durante una época (lo dejé por mi tos). ¡En fin, supongo que estas cosas, que son pequeñas (lo de lectoras), irán cambiando!.
     
    Muchos besos.
     
    Ana_MS

  2. Enrique says:

    Las que más protestan al ver mujeres ejerciendo los ministerios de leer o dar la Comunión, son las mujeres. Una llegó a llamar al párroco para amenazarle con que iba a hablar con el cardenal, una mujer había dado la Comunión en pantalones, gran escandalo.
    Le respondió que fuera de su parte al cardenal y después lo llamara para contarle qué le había dicho. Nunca más se supo.
    Más besos.
    Enrique

  3. Unknown says:

    A veces pienso que en la Iglesia algunas cosas menores no cambian precisamente por el tema del escándalo; para ciertas personas cualquier cosa se convierte en motivo de protesta. Me comentaba una amiga, que es la que se encarga de guiar lo del Rosario en la parroquia, que en una ocasión en verano, uno de esos raros días de calor horrible, a ella se la ocurrió subir en manga corta…¡y la que la montaron algunas!. Al final, la que quedó escandalizada por lo que la dijeron fué esta amiga. ¡En fin…!, supongo que es necesario comprenderlas, pero a veces ya cansa.
     
    Muchos besos.
     
    Ana_MS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: