Pescadores apaleados

 
En la muy insegura ciudad de Sevilla, se han visto estas escenas, propiciadas por las autoridades obreras españolas, contra unos pescadores que tienen más razón que un santo. Mientras, los "chorizos" y delincuentes andan haciendo de las suyas, sin que nadie les corte las alas, la policia parece que no tiene como fin la seguridad de los ciudadanos. Me indignó ver en televisión a un anciano pescador apaleado por un joven de uniforme que podría ser su hijo. Los pescadores quieren trabajar para ganarse su jornal, la solución que les dan es la que se puede ver en el video.Y deciamos de los tiempos de la dictadura…
 

Debate sobre la COPE en Popular T.V.

 

El sacerdote José Mª Gil Tamayo, secretario técnico de la comisión episcopal de medios de comunicación social de la Conferencia Episcopal Española, pidió que la Cadena Cope sea siempre coherente con su ideario durante el programa "La noche de Isabel San Sebastián" en Popular TV. Gil Tamayo afirmó que aunque ni la Cadena Cope es la Iglesia ni Federico Jiménez Losantos representa a los obispos, la Iglesia sí tiene una responsabilidad sobre sus medios a fin de que cumplan aquello para lo que han sido destinados.

http://www.youtube.com/watch?v=0lkYham-gxU

BESOS

 
Una amiga me envia por correo, desde una ciudad lejana a la Giralda, un casto beso. 
No podía ser de otra forma, con tantos kilometros por medio.
Hoy les enseño otros besos, los de las peliculas.
Buen provecho.
 

Reunificación de Jerusalem

 
La ciudad de Jerusalem, capital de Israel, celebra los 41 años desde la finalización de la Guerra de los Seis Días en 1967 y el momento en que se logró su reunificación. En parques, calles y centros públicos se realizan eventos y espectáculos con motivo de los festejos.
 

Declaraciones del cardenal Martini

martini

El cardenal Carlo María Martini, ex arzobispo de Milán y considerado durante años un papable, ha asegurado durante los ejercicios espirituales que ha dirigido en una sede de los jesuitas en la localidad italiana de Ariccia que el "vicio clerical por excelencia" es la envidia y que otros pecados capitales fuertemente presentes en la Iglesia son la vanidad y la calumnia, según destaca el diario La Repubblica.

Según monseñor Martini, de 81 años, dentro de la Iglesia existen muchas personas "consumidas" por la envidia, que se preguntan: "¿qué mal he cometido yo para que nombren obispo a fulanito y no a mí?".

No es el único defecto entre los clérigos. El purpurado también habló de la calumnia, resaltando que a las diócesis llegan numerosas cartas anónimas en las que se habla mal de algunos de sus miembros, y contó que, cuando era arzobispo de Milán, ordenó que se destruyeran todas esas misivas que llegaban sin remite, "muchas de ellas escritas desde Roma".

El cardenal jesuita ha denunciado también el vicio de la vanidad, precisando que en la Iglesia "es muy grande". "Preferimos el aplauso al pitido, la acogida a la resistencia. ¡Que grande es la vanidad en la Iglesia!. Se ve en los hábitos. Antes los cardenales exhibían capas de seis metros de cola de seda. Continuamente la Iglesia se reviste de ornamentos inútiles. Tiene esa tendencia a la ostentación, al alarde", manifestó.

El vicio del "carrerismo"

El purpurado también arremetió con el "terrible carrerismo" clerical y especialmente en la Curia Romana, "donde cada uno quiere ser más". A este respecto, denunció que con esos objetivos "ciertas cosas no se dicen, ya que se sabe que bloquean la carrera", y eso es -aseguró- "un mal tremendo para la Iglesia". Así, según Martini, la verdad brilla por su ausencia, ya que "se intenta decir lo que gusta al superior y se actúa según como cada uno se imagina que gustaría al superior, haciendo de esta manera un flaco servicio al Papa".

Contra el cáncer

 

El jueves 5 de junio, la Asociación Española contra el Cáncer (aecc) pone en marcha su Campaña de Cuestación anual bajo el lema “Ayúdanos, ayúdate".

La cantidad recaudada se destinará entre otros, a los siguientes proyectos: programas de prevención e información, apoyo psicológico y social para enfermos y familiares, residencias y pisos de acogida, financiación de ayudas a la investigación convocadas anualmente por la Fundación Científica de la aecc, la promoción de programas de detección precoz de cáncer de mama y de cuidados paliativos en domicilio para enfermos en fase terminal, mediante acuerdos de colaboración con la sanidad pública.

Más de 3.100 mesas petitorias se colocarán en toda la geografía española, donde cerca de 60.000 colaboradores y profesionales colaborarán activamente empleando más de  70.000 huchas verdes para tal fin.  Además colaboran con la aecc sucursales bancarias, pequeños y grandes comercios, colegios, centros comerciales y grandes superficies.

Más información.

 

 

Carta de un obispo desde Africa

 
En la última misión, llamada Obo, a 120 kilómetros de la frontera con el Sudán, os cuento lo que allí vi. Durante esos días, en la radio escuchaba noticias de unos pescadores españoles de un atunero que habían sido apresados por piratas. Oía cómo se había puesto en marcha todo un engranaje político militar para negociar con los secuestradores. Se pagó mucho dinero, un barco de guerra condujo al atunero a buen puerto y los pescadores volvieron a España en avión a gastos pagados.

Oyendo todo esto, llegué a Obo y me encontré un pueblo bañado en lágrimas, desde hacia un mes y medio. Concretamente desde la noche en la que unos 150 hombres armados, entraron en Obo y saquearon dos barrios enteros buscando tres cosas: alimentos, semillas y porteadores para que les llevaran lo robado hasta su campamento a unas 3 semanas de camino. Eso hicieron esa noche robando casa por casa y llevándose a 69 personas, desde niñas de 12 años, hasta mujeres casadas, jóvenes y menos jóvenes y una mujer embarazada. Estos criminales pasaron a 300 metros de la casa de las hermanas Franciscanas. Pasaron de largo y se fueron a otras casas donde robaron, se llevaron niños y mayores, violaron a algunas mujeres.

A 500 metros de la casa de las religiosas, entraron en una casita donde había un matrimonio joven, sacaron al marido a empujones y tres guerrilleros violaron por turnos a la mujer en su propia cama. Hoy día, 69 personas no han vuelto y son esclavizadas en los campamentos para la cocina, los campos, la ropa, instrucción y adoctrinamiento militar y, las chicas y mujeres, para esclavas sexuales.

Los sacerdotes de Obo siguen allí y no se piensan ir. Han demostrado coraje y paciencia. ¡69 personas es mucha gente! No tienen la suerte de ser españoles, ni tener un gobierno que los defienda, ni abogados que lleven las negociaciones, ni alguien que ponga el dinero del rescate ni una sola radio que hable de ellos. Son los pobres, los olvidados, los que no cuentan para nada en la decisiones del mundo, los sin voz, los parias. Para nosotros son personas llenas de dignidad pero despojadas de sus derechos fundamentales, con la única diferencia de ser un atunero español o un campesino centroafricano. "Así es la vida", decía el Embajador al Cardenal en la última secuencia de la película " La Misión". El Cardenal se vuelve dice: "No, excelencia. Así la hemos hecho".

Una carta desgarradora, profética y testimonial del obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, cordobés, para más señas."