Hoy buscarás en vano

Hoy buscarás en vano
a tu dolor consuelo.

   Lleváronse tus hadas
el lino de tus sueños.

Está la fuente muda,
y está marchito el huerto.

Hoy sólo quedan lágrimas
para llorar. No hay que llorar, ¡silencio!

 

Antonio Machado

El Papa en Valencia

El Papa defiende en España el ‘valor insustituible’ de la familia tradicional

  • El Pontífice reza por las víctimas del accidente del metro en el lugar de la tragedia
  • El Rey agradece la visita y afirma que el Papa ‘trae un gran consuelo’ a Valencia
  • En sus palabras de bienvenida a Benedicto XVI, el Rey abogó por borrar de la "faz de la tierra" las guerras, el terrorismo, la violencia, el hambre, la pobreza y otras lacras que afectan a la humanidad; y destacó el papel de la familia como "núcleo esencial de la vida". Tras agradecer la presencia del Papa en Valencia, el monarca dijo que el Pontífice "trae un gran consuelo para todos" y en particular para quienes han perdido seres queridos en el accidente del metro del pasado lunes.

  • Por su parte, en su discurso de llegada a Valencia el Papa destacó el carácter "insustituible" que tiene para la Iglesia "la familia fundada en el matrimonio". En la alocución pronunciada en español como respuesta al discurso del Rey, Benedicto XVI expresó su deseo de transmitir "el papel central para la Iglesia y la sociedad" de la institución de la familia y afirmó que la Iglesia "no puede dejar de anunciar y promover su valor fundamental".

 

 

Esperando al Papa

Hoy, 8 de Julio, llega a Valencia, Benedicto XVI, Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia. Para el Pontífice es su primera gran cita en torno a una cuestión doctrinal controvertida, la familia, y su debut como Papa en España, un país que conoce bien y al que ha pedido en reiteradas ocasiones que respete sus raíces cristianas.

Cientos de miles de peregrinos han tomado la capital del Turia para participar en las celebraciones de clausura del V Encuentro Mundial de las Familias (EMF), inaugurado el 1 de julio. El entusiasmo por ver al Papa contrasta notablemente con el clima de desolación que se vive en la ciudad a raíz del accidente mortal ocurrido el pasado 3 de julio, en el que murieron 42 personas.

Los organizadores han querido ser sensibles al drama y los casi 12.000 voluntarios, escogidos para favorecer el adecuado desarrollo del evento, han sido puestos a disposición de las autoridades locales para prestar su ayuda a los familiares de las víctimas o colaborar en los distintos actos de duelo que se han celebrado.

También el Papa, en una decisión de última hora, ha pedido un cambio en el recorrido previsto para su traslado desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad, con el fin de hacer una breve parada en el lugar del accidente y rezar allí por los fallecidos y sus familiares.

Y 7 de Julio, San Fermín

Algunos historiadores sostienen que en Pamplona ya se celebraban festejos taurinos en el siglo XII y a finales del XIV, por lo que cabe la posibilidad de que se desarrollaran carreras con el ganado que atravesaba las calles de madrugada.
El encierro no era antiguamente una representación genuina de las fiestas, ni un acto oficialmente organizado. Era más bien una mala costumbre, una infracción. Los corredores de entonces, calificados de "locos", aprovechaban el traslado de los toros desde el campo hasta el centro de la ciudad para correr delante de los astados en los últimos cientos de metros, los que discurrían entre las murallas medievales y la Plaza Mayor (ahora Plaza del Castillo). Este quebrantamiento de la ley se impuso a través de los siglos, hasta que las autoridades dictaron las primeras Ordenanzas sobre el encierro en 1.867.
La denominación de ‘encierro’ se utilizó por primera vez en 1856, ya que hasta entonces era conocido como la ‘entrada’. Ese mismo año, debido a la construcción de un Coso Taurino cerca del solar que actualmente ocupa el Teatro Gayarre que sustituyó al que estaba situado en la Plaza del Castillo, el encierro adoptó el itinerario que ha llegado hasta nuestros días, que tiene una longitud de 825 metros.
En los encierros de los Sanfermines modernos, en los que la afluencia de corredores aumenta considerableblemente de año en año, destaca la formación de montones de corredores. En dos ocasiones, en 1.960 y 1.993, se formaron en la calle Estafeta, mientras que el resto, unos treinta, tuvo lugar en el callejón de la Plaza de Toros. En ellos hubo dos muertes, en 1.975 y 1.977.
La historia trágica del encierro arroja la cifra de trece muertos: el primero en 1.924 y la última en 1.995. Sólamente en dos ocasiones, el 10 de julio de 1.947 y el 13 de julio de 1.980, ha habido que lamentar dos muertos producidos por el mismo toro.

 

Juan Sebastian Bach (Música para organo)

Tragedia en Valencia

La ciudad recibirá de luto al Papa por la muerte de 41 personas al descarrilar un convoy del metro Más de cuarenta heridos en el mayor accidente registrado en España en este medio de transporte

Libertad

Si cierras los ojos, quizás puedas ver el mar; si miras hacia atrás, quizás puedas recordar. Si gritas, luchas y alzas tu mano, quizás puedas volar y alcanzar la libertad.